No te autogradúes la vista

La vista cansada o presbicia es un estado refractivo por el cual, la capacidad de acomodación de los ojos es insuficiente para ver de cerca. Es una condición visual normal con la edad, que suele manifestarse a partir de los 40 años de edad. El 80% de las personas de 40 años comienzan con la presbicia, hasta llegar al 100% en mayores de 50 años.

Debes tener en cuenta los siguientes síntomas: alejarte el texto para poder leerlo, necesidad de mayor iluminación para ver de cerca, visión borrosa e incómoda en visión cercana, picor de ojos, lagrimeo y cansancio ocular. Si tienes alguno de estos síntomas acude a visitarnos para una revisión completa de la visión.

Las gafas graduadas premontadas no son la solución a la vista cansada. Las gafas graduadas premontadas o también conocidas como gafas de lectura rápida, son simples lupas de plástico de baja calidad óptica que aumentan las imágenes y pueden distorsionarlas. Se fabrican como un producto en serie y no tienen en cuenta las características morfológicas y anatómicas de cada paciente. Utilizan graduaciones estándar y aplican la misma graduación en ambos ojos, por lo que se aplican al 5% de los pacientes. Se fabrican utilizando siempre la misma distancia entre pupilas, restando eficacia al sistema visual por un inadecuado centraje. Las podemos encontrar en bazares, tiendas de regalo, gasolineras y establecimientos que no ofrecen garantías de una atención visual adecuada.

Las gafas graduadas premontadas pueden afectar gravemente a cualquier parte del ojo, puesto que la baja calidad de las lentes tiene una graduación que no se ajusta en el 95% de los casos a las necesidades de los pacientes. Alteran el equilibrio oculo-motor, provocando problemas de alineamiento (estrabismo), generan cansancio y bajo rendimiento visual debido a la baja calidad de la lente. Provocan distorsiones y alteraciones de la calidad visual produciendo efectos prismáticos y agravando los defectos visuales. También ocasionan mareos y dolores de cabeza y su uso prolongado excede los niveles de tolerancia provocando incomodidad visual.

Las gafas graduadas en establecimientos de óptica son un producto sanitario que cumple con todas las garantías de calidad, medidas y requisitos adecuados. Además las lentes oftálmicas que utilizamos son de alta calidad óptica, con una adaptación individualizada y personalizada a cada paciente bajo la supervisión del óptico-optometrista, profesional de la salud visual. Existen diferentes soluciones para cada paciente según sus necesidades. La vista cansada evoluciona con el tiempo y se aconseja una revisión de la vista cada dos años.

Comentarios

comentarios